miércoles, octubre 11, 2006

AAD. Martes 10 de octubre de 2006. Día 4

Hoy me llamaron de Los Panes para que fuera a currar en horas de almuerzo, por líos con una, que tenía que haber ido y no fue. Ello hizo que no me diera tiempo a llegar a taichi, aunque lo intenté. Como prontísimo hubiera llegado media hora tarde, así que al final lo dejé, fuí andando tranquilamente, y llegué 20 minutos antes de la siguiente clase. Estando ya en el CHF, en un deyabú de estos que le dan a uno, me acordé de que hace dos años me había encontrado con un compañero de clase de la época juvenil. Aquél día pasado iba camino del campus a echar unos "pinpones" con la peluchina mayor, y el chaval me dijo que él entrenaba a pinpón en el CHF, que me pasara algún día por allí... bueno, pues dos años después, y gracias a tener 20 minutos libres, encontré finalmente el lugar de encuentro "pinponero". Ya me vale. En fin.

Las clases. Hoy después de taichi había otras tres horas de interpretación, que fueron todas completamente dedicadas a improvisar.

Hicimos muchos ejercicios por parejas y por tríos, así que contaré sólo los que tuve que hacer yo, para no extenderme.

1) S y yo interpretamos la situación sobre la que había hablado Q la semana pasada: que se estaba miccionando grandemente en un viaje en autobús y que su acompañante no le dejaba que lo hicira en ningún sitio. Bien. S y yo éramos hermanos, estábamos en el teatro sentados al final de una fila, en la parte de alante. Yo me estaba meando pero con ganas, no podía aguantarme, tenía que salir como fuera, y S tenía que impedírmelo como fuera, porque claro, estábamos en el teatro, para salir tenía que levantarme, hacer que se levantara el resto de la fila... no lo hicimos mal, aunque yo tenía mis dudas sobre cómo tratar a un hermano, si "tronco", "tío", por el nombre, o por un apodo. Os parecerá bobada, pero a mí no me lo parecía. Me dijeron que tronco no, al final se quedó en "tío". Como siempre, al acabar nuestra "actuación" la profesora nos dijo todo lo que podíamos haber hecho y no hicimos. Es genial, te das cuenta de que podrías haber dicho mil cosas, dar mil giros, pero bueno, estamos empezando, poco a poco.

2) Soy el padre de R. Soy cirujano, hijo de cirujano y nieto de cirujano. Estoy leyendo el periódico en el salón cuando entra R que viene de clase y se va a su habitación. Yo la llamo para que venga "¡María!" y nos ponemos a hablar de las clases. Le pregunto qué quiere hacer con su vida, me dice que quiere estudiar teatro, y yo pongo el santo en el cielo porque en la familia todos hemos sido médicos y ella tiene que seguir la tradición. Le salto con que ve mucho operación triunfo y programas similares, que los jóvenes sólo piensan en la fama y tal, ella me dice que el teatro es lo que le gusta, que hoy tuvo que sacar sangre en clase y se mareó. Yo le digo que a eso se acostumbra uno, que un día sacas sangre, otro unos órganos, y tal y cuál... estuvo bien... sólo que hubo un momento en que exploté de la risa (llevaba un rato aguantando) y tuvimos que acabar.

3) S y Q eran soldados o guardias civiles o "x" que estaban de guardia en una puerta o en no sé dónde. Se ponían a hablar sobre sus cosas y a hacer de todo menos estar de guardia. En un momento dado la profesora me dice que yo soy el general y que tengo que entrar y ponerles firmes (ya con la acción comenzada y yo sin saber que iba a participar en ella, sentado). Entro en la acción diciendo "¡FIRMES! A ver..." y me pierdo, la profesora "¡sigue!" y me pongo a decirles que no se puede hablar en horas de trabajo y tal y me vuelvo a perder, porque se me queda la mente en blanco y no me acuerdo de ninguna palabra relacionada con el tema, ni "soldado" ni "general" ni "coronel" ni "teniente" ni "estar de guardia" ni "cuartel" ni nada de nada... os podéis imaginar, la profesora me vuelve a decir "¡sigue!" yo digo las cuatro cosas que se me pasan por la cabeza para ponerles firmes y salgo de escena. Ellos dos siguen un rato más para seguir con el ejercicio original. Resulta que hay ruidos y los dos son miedosos pero uno muestra el miedo y el otro no. Lo hicieron bastante bien. Q tiene experiencia en teatro y S hizo un curso de teatro el año pasado, se nota la diferencia con los que estamos vírgenes jeje.

4) La profesora de repente dice a la clase "¿os importa que le ponga un ejercicio individual sólo a Ert?" a lo cual yo me quedo "ÑaaaaaA!?". Pues resulta que como dice que tengo el cazo suelto que no paro de reirme todo el rato pues que me va a poner un ejercicio, que es difícil y que estén todos atentos. Bueno. La cosa era que yo vivía en un cuchitril pequeño, lejos de mi familia. Era estudiante, mi familia era muy pobre, y yo estaba esperando una carta sobre la resolución de una beca que podía ser la salvación mía y de mi familia. Yo tenía que entrar en casa, dejar la mochila y coger una carta que había por debajo de la puerta, abrirla y sentarme a leerla. No sabía lo que decía la carta, en un momento dado la profesora vendría y me diría qué era lo que decía la carta. Chungo el tema... pues más chungo fue después. Yo le dije que necesitaba un rato para ponerme en situación. Estuve un rato detrás de las bambalinas con la mochila. Apagó las luces. Las encendió. Entré en escena. Dejé las llaves encima de la mesa, y la mochila en el suelo. Me pongo a mirar el cuchitril en el que vivo. Veo la carta que no habia visto al entrar (la profe pensaba que la cogería nada más entrar), me pongo todo contento, corro a la mesa, pienso en que será la beca, abro el sobre (una ficha de clase, de la que rompo un lado como si rompiera un sobre), la miro, y... y... miro a la profesora porque no sé cómo seguir. Ella esperaba que fuera más lento. Se acerca y me dice al oído (sin que nadie de clase lo oiga): "la carta dice que se ha muerto tu madre". ¡IMAGINAROS EL PAPELÓN! Yo me pongo a leerla, empiezo a soplar, me pongo (o intento hacer que me pongo) triste, me llevo las manos a la cabeza, a la boca, no me quiero creer que sea verdad, me levanto y me acerco a la ventana, con suspiros mediante... y hasta ahí. En ningún momento dije nada y nunca miré a los demás, si no, no me hubiera salido el ponerme algo triste ni de coña. El caso es que cuando la profesora me dijo "vale" yo la miré y me pareció ver en ella un mínimo rasgo de emoción, no sé, o puede ser que yo me emocioné un poco y me pareció que ella lo estaba también... fuera como fuese el caso es que fue acabar el ejercicio... ¡Y PONERME A TEMBLAR COMO UN FLAN! lo mío con los nervios es de preocupar...

5) Con los nervios a flor de piel todavía (y eso que entre medias se hicieron no sé si uno o dos ejercicios), tuve que volver a hacer de hermano de S. Pero esta vez resulta que S era drogadicto, y yo tenía que hacerle ver que era malo ya que estaba casado y tenía un hijo y S no quería aceptar su problema. S no estaba del todo metido en las drogas, por eso yo tenía que hacerle ver los problemas en los que se podía meter desde un punto de vista de hermano mayor que siempre lo había cuidado y sentía que había fracasado como hermano. ¡Ah! yo sabía a ciencia cierta el problema de S porque había hablado antes con su mujer. A todo esto S lleva una vida buena, es decir, no tiene problemas aparentes.
S finalmente decide que es alcohólico y ludópata. El problema viene con el lugar de la acción: ¡MI OFICINA! Para mí no podía haber un lugar más chungo para plantear esos temas. Decían que en nuestra casa no porque estarían los hijos y las mujeres. Para mí un buen lugar hubiera sido la terraza, uno con una cervecilla (yo) y el otro con algo fumable, me resultaría una situación más creíble y fácil de afrontar.
Bueno, empezamos la acción, la cosa avanza, yo no sé cómo entrar en el tema, S me da largas... total, que yo me estanco y no sé cómo llevar el tema. La profesora decide que Q entre en la acción (como hizo conmigo en el caso de los soldados) para que dé algo de acción al tema, Q se supone que es el hermano mayor de todos, y según entra en escena diciendo "haz caso a tu hermano", S dice "¡PERO ESTE QUIÉN ES! ¿esto es un complot?" y ya fue el despiporre, se suponía que tenía que conocerle, pero ni él ni yo sabíamos quién era porque estábamos actuando... la directora nos dijo quién era y por ejemplo cómo podía haber salido yo del paso ante lo que dijo S. Podía haber dicho que era su hermano mayor, que no lo reconocía porque hacía veinte años que no quería hablar con él... vamos, que en improvisación suspendo pero bien suspendido. Y más junto al par de "mohtruoh" con los que hice este ejercicio. Ya dijo la profesora que S tenía una mente prodigiosa, una gran capacidad de imaginarse cosas, y que Q se notaba que tenía experiencia en teatro, pero que tenía muchos recursos para salir de lo que se le presentara. Y es verdad, hizo mi ejercicio sobre "Los Panes y el queso filadelfia" y le salió bordao, yo me estaba descojonando vivo. Lo hizo con R, y aunque R no se mostró muy combativa, Q le decía "ah, pues es que... este que te he dicho no puede ser porque se nos ha acabado este pan" o lo que fuera, vamos, un crack.

Son las 5.000, hora de irse a dormir (si es que no lo era ya antes). Acabo diciendo que lo que nos tiene que quedar grabado y lo que vamos a seguir trabajando es la idea de conflicto. Sin conflicto no se puede generar un desarrollo, y la actuación deja de ser interesante. El conflicto es el motor de la obra. Conflicto que puede ser de muchos tipos, no necesariamente una pelea, sino dos formas de pensar o de actuar distintas. Tiene que haber un personaje que quiera una cosa y otro que quiera otra. También es muy importante el uso del espacio del escenario, el moverse de un lado a otro, no dar la espalda al público, etc. Eso de momento no lo controlamos (yo especialmente) pero poco a poco que sólo llevamos cuatro días.

Corto y cambio. Besizllos ertianos.

2 comentarios:

V dijo...

¿Pero tú cuándo duermes? ¿Deberíamos tus fieles lectores empezar a preocuparnos por tu falta de sueño?
Eso que has escrito sobre el conflicto en el teatro me ha recordado a una cita de Woody Allen (tu aportación va entre comillas... Y como no es difícil y me fío de tu inglés, no traduzco).
Tragedy confronts (the conflict)
Comedy escapes (the conflict).
No sé si te gusta Woody Allen, pero hace unos años rodó una película llamada Melinda&Melinda que podría interesarte, ahora que estás metido de lleno en el mundo del arte dramático.
Y, como es habitual, llego tarde a Biología.
Cuídate, Doc.

Ert dijo...

Respuesta número uno:
UFFFFF... ¡¡no te lo quiero ni contar!! Además lo de las "5.000" lo puse por algo... resulta que mi reloj de blogger tiene el horario de Canarias y no sé qué hacer para llevarle por el buen camino :S

Respuesta número dos:
Poder, lo que se dice poder, pues hombre... puedes preocuparte... pero con el tiempo uno se acostumbra a mi falta de sueño tanto como a ver a los adefesios de Vekam y Pataqui hasta en la sopa. Es algo que llevo íntimamente ligado a pi pispo junto con los cuatro ojos, las trenzas largas de color rubio turbio, el multipolifacetismo innato y la falta de memoria crónica :) Sáltate el paso de la preocupación. Además las preocupaciones no conducen a otra cosa que no sea una migraña (palabra de doctor).

Lo del conflicto como base del teatro no me acuerdo si lo planteó Layton, Stanislavski o si ya aparecía en el teatro clásico grecolatino. Decírmelo me lo han dicho, pero mi neurona ya tiene bastante consigo misma como para tener que acordarse de estos pequeños detalles xD

Me congratula que te fies de mi inglés, supongo que no te sucederá lo mismo con mis traducciones de francés.

Woody Allen hasta el año pasado no me llamaba especialmente la atención, es más, no había visto nada de él. Pero fuí a ver "Match Point" con Suna y la película la verdad es que me gustó mucho, a pesar de la rubia que aparece (idolatrada por todos menos por mí). Me quedé con ganas de ver más cine de Woody, lo que pasa es que hay tantos directores, tantas películas, y el tiempo es tan limitado... De todas formas apunto tu referencia junto a la lista que tengo de libros por leer. En algún momento de algún siglo de estos (no sé en cuál) la veré. No te extrañe que dentro de 50 años te llegue un mensajillo holográfico a las cinco de la mañana diciéndote "¡vi aquella película que me recomendaste en el 2006!" Avisada estás.