viernes, diciembre 28, 2007

Dulces deseos



Tarta tres chocolates

Sacada del blog "Las recetas de mamá", cuya visita no recomiendo en estados de inanición o dieta severa (tiene una pintaca todo...)

En el enlace tenéis las proporciones originales, pero con ellas queda una tarta de dimensiones considerables y sobre todo MUY contundente (galleta + mantequilla + nata + chocolate...) que hay que comer en porciones pequeñas so pena de que el comensal deje media ración en el plato.
¿Entonces, cómo hacer para no tirar media tarta a la basura o no morir de empacho chocolatil en un intento por acabarla? Pues haciéndola pero con 1/3 de las proporciones originales. El resultado es un pastelillo tamaño majo, pequeño, pero que da para unas 10 raciones.
Sólo hay un problema y es que nadie en casa solemos tener moldes pequeños y además desmoldables, pero para eso existen los RubioTurbioApaños© a base de cartulina, celo y papel albal (:P) os explico:

Recortad un cacho de cartulina, de unos 9 x 40 cm.
Forrad la cartulina con un trozo de papel albal, de pongamos 18 x 50 cm. (se centra la cartulina y se pliega lo que sobresale sobre la cartulina, de forma que un lado quede entero liso, el otro da igual)
Con un par de cachos de celo se pega en invento formando un círculo, con la parte lisa hacia adentro (no pegar justo borde con borde, dejar un lado unos centímetros por encima del otro)
Ahora cogéis un plato de postre y ponéis el invento encima.

¡¡¡TACHÁAAAANNN!!!

Ya tenéis un estupendo recipiente desmoldable :D (xD)

En fin, Caliquín. Vamos con la receta. Está bien explicada en el enlace, pero yo tuve una serie de problemillas la primera vez (no se me ponía dura...) así que la reexplicaré un poco, con las proporciones "1/3".


:: INGREDIENTES ::

1 minibrick de nata para montar (200ml, 35% materia grasa)
1 vaso de leche (200ml)
1 tableta de chocolate negro (100gr, usaremos un poco menos)
1 tableta de chocolate con leche (de la cual usaremos unos 85-90gr)
1 tableta de chocolate blanco (75gr)
1 sobre de cuajada ("unos polvos" Royal...)
10 galletas maría
Un poco de mantequilla a temperatura ambiente (derretida)


:: PREPARACIÓN ::

Espero no asustaros con la explicación porque la tarta en sí no es complicada de hacer. Es laboriosa y lleva su tiempo, si, pero el único problema es encontrarle el punto a cada paso. Como encontrar ese punto no es fácil, me voy a explayar todo lo que haga falta (ya veo a más de un@ con las manos en la cabeza: ¡No! ¿Por qué? xD), para ver si os sale bien a la primera :)

Capa 1: la base

Lo primero es triturar las galletas. Con el accesorio picador de la minipimer se hace en un momento, si no, pues a mano en un cuenquillo. Es recomendable tapar el cuenco con la mano que lo sujeta cuando estemos "dale que te pego" ya que los cachillos saltan que es un primor.
Una vez que las galletas estén bien trituradas (que salvo que tengamos minipimer será cuando nos hartemos del "dale que te pego") empezamos a añadir mantequilla poco a poco y "a ratos". Es decir, añadimos un poco de mantequilla, removemos bien el asunto, añadimos otra poca, volvemos a remover bien...
No hay que echar mucha mantequilla. El mejunje tiene que quedar con textura de arena un poco húmeda, de la que se usa para hacer los castillos en la playa, no demasiado seca pero tampoco con mucha agua, ahora veréis por qué.

Cojemos el plato con nuestro fabuloso molde de cocina casero y echamos la galleta con la mantequilla encima, compactándola bien a base de golpes suaves de cuchara.

Levantamos con cuidado el molde. La capa tiene que quedar ligada, que no se deshaga (de ahí lo de textura de "arena húmeda").

El plato con la primera capa lo metemos al horno, unos 10 minutos a 150 grados (si el horno es eléctrico lo precalentamos antes). Ante la duda, la capa estará hecha cuando la cocina nos empiece a oler a galleta :)

Sacamos el plato del horno y lo dejamos enfriar un poco. Mientras, empezamos a preparar el resto de ingredientes.

Vamos a utilizar 1/3 del brick de nata, 1/3 del vaso de leche y 1/3 del polvo de cuajada para cada una de las tres capas de chocolate, así que hay que dividir.
¿Lo más fácil? Pues hacer 3 montoncillos del polvo (donde más rabia os dé, yo los hice en tres cachillos de papel albal) y dividir el brick de nata entre 3 vasos iguales. La leche es mejor echarla directamente desde el brick o botella, ahora veréis.

Capa 2: chocolate negro

En un cazo echamos un vaso de nata. Ese mismo vaso lo rellenamos con leche
(hasta igualar lo que hay en los otros dos) y se lo añadimos a la nata. Calentamos todo un poco y le echamos el chocolate partido en cachos.
NOTA IMPORTANTE: fundamental que el asunto no hierva en ningun momento y que tampoco baje mucho de temperatura, así que al loro con el mando del fuego.
Esta primera capa es la más fácil de hacer porque es como preparar un chocolate a la taza: vamos moviendo y removiendo hasta que adquiera una consistencia espesa, que es cuando le añadiremos los polvos.
Lo de los polvos tiene su ciencia (CLD...), hay que echarlos poco a poco (CLD...) y sin parar de remover en todo momento, durante unos 7 minutos, con el fuego a la mitad. La capa se nota que está hecha porque coge textura de cuajada B)
Una vez a punto, cogemos nuestro molde casero, lo encajamos sobre la base de galleta y echamos encima la capa de chocolate negro.

Capa 3: chocolate con leche

En el mismo cazo volvemos a echar un vaso de nata, otro de leche y el chocolate, sólo que aquí hay un problema: el chocolate nunca va a espesar, hay que removerlo y removerlo hasta que esté muy bien disuelto (hasta que al echar un chorrillo hacia abajo dentro del cazo, veamos que no hay partículas, que es un líquido uniforme). Esto puede llevar unos 10-15 minutos tranquilamente. Igual que antes, es muy importante que la mezcla no hierva. Cuando creáis que el liquidillo está lo suficientemente uniforme (que será cuando os canséis de mirar pal cazo), le echáis los polvos.
No os dije antes, pero al echar los polvos se forman como grumillos, que en relidad no son grumillos de polvo, son grumos de leche cuajada :) Yo los aplasto y los remuevo bien, pero no creo que sea necesario.
Una vez echados los polvos hay que remover sin parar como antes, a fuego medio pero esta vez unos 10 minutos. Cambia un poco de textura, pero no queda tan espesa como la capa de antes.
Cuando esté hecha la echamos sobre la capa anterior.

Capa 4: chocolate blanco

Es la capa que más problemas da. La primera vez me quedó líquida, pero la segunda vez cuando la saqué y la ví allí toda dura no pude contener la emoción (CLDJaC...)
Partimos de que hay que lavar el cazo para que la capa quede "blanca".
Repetimos lo mismo de antes: nata, leche y chocolate. El problema aquí es que el chocolate blanco se mezcla bastante mal. Pueden hacer falta 15-20 minutos tranquilamente hasta que la mezcla queda uniforme. Al igual que antes, no espesa. Peor aún, no espesa tampoco cuando le echamos los polvos: apenas se nota un leve cambio de textura después de 12 minutos.
Pero bueno. Cuando esté lista la echamos en el molde poniendo una cuchara entre medias del chorrillo, para romper la cascada y no hacer un agujero en la capa anterior (que no estará muy sólida todavía).

Dejamos enfriar y lo metemos al frigo un día entero.

¡Listo!

7 comentarios:

V dijo...

Me la comería entera (CLD...).

sunayani dijo...

ñaaaa_

Si te la comes entera entrarás en el guinness seguro...

Qué vía jasé yo en áfrica de nuevo, sin braunis y sin tres chocoleits snif_

Braunimán reconvertido en Trichocoleitmán dijo...

Tranquilas que hay para todas (CLDNaJyC...)

sunayani dijo...

más ñaaaa_

Verdes Montañas dijo...

Tengo miedo de hacerla... además de mucho trabajo, me la comería entera yo también (¿estaba tan buena como parece estarlo?).

sunayani dijo...

Estaba tan buena como parecía estarlo, sí señorita... La verdad es que es un montón de curro la tarta, y yo ni siquiera he intentado hacer los braunis... Qué vergüenza...

Ert dijo...

Sin ser difícil lo cierto es que es currelo, sí. La grande me llevó unas dos horas y media, pero bueno, como a uno lo que más le sobra es tiempo, puesss...