domingo, febrero 26, 2012

Qué bueno haberte conocido...

...aunque no sé cuándo, ni si alguna otra vez nos podremos volver a ver en este mundo... (PD1)

Tu piel suave, tus mejillas rosadas... tus ojos azules... tu aspecto convencional y sensualmente provocador... tu sonrisa, tu pelo castaño oscuro, casi negro... tu absoluta naturalidad sin pose...

...me cautivó.

- Qué tímido eres...
- ¿Yo? ¿Por qué?

Al momento soltaste el libro del autor universal que según tú era "un poco denso" para acariciarme la cara... alzaste la vista para mirarme fijamente, con la diversión de una adolescente, segura de ti misma, coqueta, pero a la vez, tan inocente... aproveché para acercarme y darte un beso...

Tu boca era suave y tan dulce como una nube de algodón...

...de azúcar.

Nos recreamos con nuestras bocas...

En un momento dado te giraste y te sentaste encima mío... descontrolada, te volviste como un ciclón...

Te subiste la camiseta, asomaste un... me agarraste de la cabeza...

Yo...

...

Me recreé...

...

No quisiste contestar las llamadas, ni los mensajes que te mandaban.

"Ahora no..."

Me agarrabas la cabeza y volvías a mis labios sin dudarlo.

Cuando empecé a quitarte el pantalón ya conocíamos las proporciones de cada parte de nuestra anatomía, semivestidos. Entonces, con una mano me sujetaste y me dijiste "no, hoy no... no en nuestra primera cita..."

Uno que por aquel entonces estaba, según los cánones del mundo normal, "de vuelta de todo" (PD2) se sorprendió de tamaño gesto de ingenuidad, sinceridad y ternura.

"Estoy muy a gusto contigo... *beso* me descontrolas... *beso* pero... *beso* lo dejamos para otro día ¿ok? es que hoy es la primera vez... el próximo día dejo que me f***** todo lo que quieras"

*morreo*

Fui lo suficiente hábil como para no decir lo primero que se me pasara por la cabeza... y complacerte con un simple "vale, lo que tú quieras..." porque en el fondo así lo pensaba... (PD3)

Y es que en el fondo algo había hecho "clock" en mi reloj interno.

Tanto perderme en los juegos del cuerpo... quizás había llegado el momento de pararme un poco y volver a valorar ciertas sutilezas y momentos... como este.

Por un rato nos seguimos magreando, hasta que se te hizo lo suficientemente tarde dentro de tu apretada agenda de citas.

- ¿Desde cuándo nos conocemos? ¿Desde hace un año, por lo menos, no?
- ¿Tanto?
- Sí, estoy segura. Qué pena, no haber llegado aquí antes... podríamos haber disfrutado de esto mucho más tiempo tiempo. (PD4)
- Podemos hacerlo, el tiempo que nos queda.
- Sí...

*Beso*

Te bajaste la camiseta y te pusiste las botas, mientras yo a tu lado te acariciaba el pelo. Todo en ti era tan sedoso... tan natural... ¡Y tu olor! A fruta cítrica, suave y fresca...

...como las mandarinas.

- Hablamos
- Ok

*Mirada*
*Beso*
*Espalda*

- Me ha encantado conocerte... más.
- A mí también...

*Giro*
*Sonrisa*
*Beso*
*Mirada*
*Espalda*
*Alejarse*

Y allí me quedé yo... feliz, en casa y con todas las ganas...









***FE DE POSTDATAS***

PD1: Quizás en el nuevo mundo... o a tu vuelta, del nuevo mundo.

PD2: Según mis propios cánones: "algo avanzado en este largo camino de la vida"

PD3: A veces el género masculino no podemos evitar comentarios socarrones o faltos de venir cuento en nuestros "momentos de pareja"... no hay mala intención expresa en el asunto, pero nos sale decirlo así en el momento, sin pensar en las consecuencias... es una tara de fábrica. El problema es que con toda la intención del mundo decimos algo a lo que realmente no le damos la más mínima importancia... en contraposición a la destinataria.

PD4: Ella ya tenía comprado un billete para instalarse en otra ciudad, de otro país, en otro continente...

2 comentarios:

La serpiente que pudo ser mujer dijo...

Qué grandes verdades terrenales has dicho y eso que tú te mueves entre galaxias... Y porque te mueves entre galaxias a saber a cuánta distancia estás de que esta historia continúe...

Ert dijo...

A 10.600 millones de kilómetros, 100 millones arriba, 100 millones abajo...