sábado, abril 09, 2011

El olor de su sexo

Antes o después tenía que pasar. En parte por su dejadez, todas las toallas de casa estaban en un estado deplorable, solamente válidas para pasar por la lavadora... menos aquella última. Aquella que guardaba como un tesoro en el fondo del armario... la que había utilizado ella la mañana después de acostarse juntos...

La cogió sin pensarlo demasiado y se dirigió al baño. Abrió el grifo. El agua salía fría, friísima. ¿Se habría estropeado el acumulador? Ya llevaba un par de horas encendido... como fuera, tenía que irse, así que, resignado, entró en la ducha. "Será mi penitencia por usar la toalla..." pensó...

Congelado, cerró el grifo y agarró el textil. Lo sujetó con las dos manos y se lo acercó a la nariz. Todavía conservaba su olor... Esa mezcla de perfume caro y aroma dulce corporal... imaginó que llevaría años usando el mismo perfume... que sus toallas tendrían que oler igual que esa toalla, y que su ropa, y que su cama...

Apretó la toalla y se la restregó por la cara, como si fuera el mismo rostro de ella... era suave... como su piel... y aquel olor...

Delicadamente la abrazó y se la fué pasando por todo el cuerpo, con un susurro, como si fuera una caricia, como si fuera ella misma la que estaba entre sus brazos en ese mismo instante... disfrutando el que era, de alguna forma, el último momento a su lado...

Su recuerdo...

Se imaginó yendo hacia la cama con la toalla... pero el reloj le acuciaba y el cuadro se le asemejaba demasiado a "El Perfume" de Süskind...

Tiró la toalla dentro de la lavadora con desprecio, y corrió desnudo hacia la habitación para vestirse.

"¡Mierda! Otra vez llego tarde..."

Cogió sus cosas a toda prisa y salió de casa, no sin antes detenerse un segundo delante de la puerta.

"Imbécil, olvídala..."

Giró la llave y bajó corriendo las escaleras hacia el portal.

Aquel día el clima se presentaba cálido, y el cielo espléndido y luminoso...

...como la vida.

3 comentarios:

V dijo...

Será ficción... O no será, pero me encantaría saber cómo sigue, qué final vas a escribir (si ha de haber un final). Un beso desde otro cielo igual de azul y espléndido.

Rita dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Serpiente O'Mujer dijo...

No me extraña que a mí me duelan luego los índicess, con textos cómo éste quién se ressiste..
Me voy al pueblo a que me duela el ressto del cuerpo.
Besoss..