jueves, mayo 17, 2007

La ilusión de mi vida...

...es matar animales por desangrado, regodeándome en su sufrimiento y pavoneándome de ello. Y la razón no es que tal acto me haga sentir más hombre (que también), es algo mucho más simple y terrenal. Una pista:

2 comentarios:

Verdes Montañas dijo...

¿A ti cuando eras niños te regalaban pollitos de colores? Imagino que como el rosa cayera en tus manos no iba a durar ni dos misisipis, mientras que el rubito sufriría mejor suerte.

Ert dijo...

Puesss... una sola vez nos compraron a mi sista' y a mí un pareja de polluelos, rubitos ambos, porque la experiencia fue de lo más traumática: un día que llegamos a casa mi pollo tenía aplastado bajo las patas y prácticamente cadáver al de mi hermana... menuda jata se pilló. A los días hubo que enterrar al pobre polluelo de mi hermana y el otro se llevó para el pueblo para criarlo entre gallos y gallinas de corral... te puedes imaginar cómo acabó.

Respecto al jambo de la foto, me resulta de lo más hilarante ver a un tío en plan "aquí ehtoy yo, con doh cohone" y con cara de malote vestido entero de arriba abajo de rosa y dorado... (sí, lo reconozco, es algo fisiológico...) y es que para mi gusto sólo le falta el taconazo con plataformas y lanzarse a cantar a ritmo de "sobreviiivireeeeeeeee eeee"